Sobre los recitales y los programas

13/01/2011 § 5 Comments

Desempolvé un DVD que le había regalado a mi papá hace una o dos navidades atrás: Genesis – When In Rome 2007 hoy a la tarde. Escuchándolo me vinieron a la memoria ciertas cuestiones de los recitales a los que fuimos de este tipo de bandas (tributos, obviamente). Como corresponde a las viejas chotas como yo, hace tiempo dejé de presenciar los salvajes recitales de punk rock en Cemento (no por el hecho que después de lo de Cromagnon lo hayan cerrado), con pogos incontrolables, con patadas voladoras para todos lados y piñas golpeadoras de espaldas, de esas que casi te sacan un pulmón para afuera. Últimamente frecuento shows más tranquilos, generalmente en teatros, para que se den una idea hablo de The End (tributo a Pink Floyd) en el Teatro Gran Rex, Bad Dreams (tributo a Genesis) también en un teatro del centro porteño. Recitales para disfrutar al lado de mi viejo con aires de ciertas nostalgias de su juventud. Lindos, muy lindos.

Pero el más memorable fue al último al que acudimos los dos, Bad Dreams junto a una zarpada orquesta sinfónica dirigida por Ángel Mahler en el Luna Park. Las personas hacían cola para entrar, mucha gente grande con su familia, grandes y chicos con remeras de Genesis. Faltaba no menos de media hora para que empezara supuestamente el recital y entramos para que nos reciba muy gentilmente el señor acomodador. El escenario estaba precioso, los instrumentos estaban esperando en el escenario para romperla! Ahora bien, por lo general se le da una propina al acomodador, no? A cambio del famoso librito que muchos conservamos, junto al ticket de entrada, como recuerdo: el programa. Nunca le suelo prestar mucha atención a esos libritos, porque gracias a mi antigua experiencia en otros recitales, suelen ser pura publicidad y una reseña de la banda que toca esa misma noche.

Esta iba a ser la excepción. Mirando, con ojo afilado de publicitaria, las marcas anunciantes y sacando ciertas conclusiones, llego al centro de programa para llevarme la grata sorpresa de encontrar, no solo la tan obvia reseña de la banda, sino que la lista de temas a interpretar!!!! FUUUUUUUUUUUUU!!! Malditos!!! No hay emoticón que exprese lo que siento! Los odio y los voy a odiar hasta el día de mi muerte!!! Me quitaron ese dulce sentimiento de sorpresa que fluye cuando empieza cada canción y así poder decir un no-falso “Uuuuhh!! Que temazoooo”. La eterna pregunta o comentario que todo fan se hace mientras espera “Tocarán tal canción? Espero que si”. Por ende, sabía que después de X cantidad de canciones venía “Home by the Sea” y luego de otras tantas “Firth of Fifth”.

Me pregunto, las personas que editan los programas, se darán cuenta de esto? O se harán los boludos?

Acá les dejo Firth of Fifth del DVD que mencioné al principio para que se deleiten.

Advertisements

Sobre los paraguas

04/01/2011 § 9 Comments

Hoy volvía desde la imprenta, en Cerrito y Moreno, hasta mi trabajo, donde en vez de estar justificando mi sueldo estoy escribiendo esto, y media cuadra antes de llegar vi a una señora con un paraguas negro huyendo del sol. (Aclaración: 13:00 hs, 35 grados de térmica)

Esta imagen fue la que disparó el recuerdo de ese odio tremendo e inevitable que siento hacia esos objetos, los benditos paraguas.

El uso práctico de este artefacto se potencia en su máximo esplendor cuando, obviamente, llueve. Nadie discute del placer que da el no mojarse, sin embargo hay cierto grupo de personas, en el que me incluyo, que durante esos días o momentos de chaparrones la pasa  más que mal.

Paso a dar explicaciones. Existe la gente que usa paraguas y aquella que no. Los que no lo usamos, por lo general, compartimos la misma experiencia y explicación. Mi caso en particular se debe a la combinación de dos factores fundamentales a la hora de esquivar personas con paraguas los días de lluvia. En primera instancia, el  trabajar en el microcentro porteño, donde las calles no pueden ser más angostas, las personas se vuelven totalmente irritables, te chocan, te atropellan, te pasan por arriba, no se fijan por donde van e incluso la mayoría, para no decir todos, pasan con el paraguas abierto caminando por debajo de los pequeños techitos que sobresalen de las vidrieras o edificios. En segundo lugar, la estatura es otro problema. El medir 1.76 hace que las puntas amenazantes de esos objetos estén a la caza de nuestros ojos. Si, así de sencillo. ¿Nunca les pasó de sentir que esas puntas metálicas les apuntan a la sien? ¿De tener que esquivarlos con un rápido y sorpresivo sacudón de cabeza? La mezcla entre estos dos puntos dio como resultado que desde hace años me entregue a la lluvia cual “bambi” a depredador, con la conciencia tranquila, sabiendo que no soy responsable de ninguna persona sin un ojo.

Pero el estigma por estos amiguitos puntiagudos y molestos no termina acá, sigue hasta el momento de llegar a nuestros hogares. Por ejemplo, es ley que toda aquella persona que se sube al tren o colectivo con el paraguas empapado, de una manera u otra, nos termine mojando a nosotros. Es ley que, si usas paraguas, cuando llegas a tu casa, con el agua que chorrea hagas un enchastre en el piso. Es ley que te hayas olvidado uno o más de uno en algún lugar, o al que actualmente usas lo hayas olvidado y tenido que volver por él. Es ley que cuando salgas de tu casa a la mañana y pronostiquen lluvia, lleves el paraguas, no haya precipitaciones en el barrio en el que estás, salga un sol primaveral y no sepas donde meterte el paraguas. Con todas estas razones, ¿todavía te quedan ganas de usar un paraguas?

Ahora, me pregunto yo… ¿La gente no se dará cuenta? ¿O se hacen los boludos?

Sobre Publicidad 1

02/01/2011 § 1 Comment

Este es un texto medianamente viejo, igual quiero compartirlo acá =)

Este video me encanta. Simplemente eso.

Pienso en el factor sorpresa y aparte de considerarlo súper divertido lo veo como una herramienta clave a la hora de hacer este tipo de acciones o publicidad en vivo.

El sorprender no solo genera pregnancia hacia un producto o marca determinado, sino que atrapa a todo aquel haciéndolo partícipe de algo novedoso y totalmente inesperado.

Qué loco, ¿no? Ir caminando por la calle, en el subte o en un restaurante y de un momento al otro terminar involucrado en una situación “X” para luego generar un desencadenamiento de comentarios sobre lo ocurrido hacia una o varias personas. Si bien hasta el momento nunca leí nada sobre las consecuencias de una publicidad en vivo (más allá del involucrado en sí) el boca en boca, al menos por el momento, no lo veo como una consecuencia muy tenida en cuenta.

El boca en boca siempre fue un influyente importantísimo a la hora de elegir un producto o marca, puede llegar a ser decisor para luego generar un hábito de compra de eso desconocido que sin embargo nos lo recomendó un primo, un vecino o una amiga.

¿Cuantas personas que estuvieron presentes en este BTL de Coca Cola seguramente le habrán comentado a otros lo que pasó ese día en la facultad? ¿Qué consecuencias traen hacia la marca ese tipo de comentarios? Simple: la acción no solo cumplió su fin, sino que más. El pretender fidelizar y posicionarse como una love mark dentro de un público determinado no les alcanzó y es más que obvio que lo sucedido fue comentado hacia amigos de otros ambientes, familiares, etc, con cierta empatía y hasta con una sonrisa en la cara.

Se aprovecha al 100% el hecho que una situación como esta acompañada de una buena experiencia y un buen momento siempre se recuerda mejor.

Sobre viajar en colectivo

02/01/2011 § 5 Comments

La mayoría de las personas alguna vez hemos viajado en transporte público, si bien por no tener vehículo propio o simplemente por comodidad.

Todos los días, de Lunes a Viernes, me tomo al menos tres colectivos en eso de ir y volver del trabajo a casa. Después de tantos años utilizándolo como medio de transporte una ya se pone canchera con ciertas cuestiones. Sin embargo, no falta aquel que con tan solo verlo me pone los pelos de punta. He aquí algunos ejemplos:

  1. Preparar las monedas antes que llegue el vehículo en sí. Como buena niña, siempre llego a la parada con mis moneditas en el bolsillo, para no tener que estar haciendo malabares mientras ya estoy arriba del colectivo. Pero muchas veces me ha pasado de estar ya sentada, viajando, escuchando música y disfrutando del paisaje, que prácticamente me lo conozco ya de memoria, y se sube una mujer. Si, debo admitir que la mayoría de las veces (si no fueron todas) que me tocó ver esta situación fueron interpretadas por mujeres. Se suben, se ponen delante de la máquina expendedora de boletos y como si nada empiezan a revolver la cartera. Revuelven, revuelven hasta que encuentra la billetera o su monedero, abren, cuentan las moneditas y tratan de embocarlas en la máquina. A todo esto, el colectivo ya hizo como 5 cuadras, atrás de ella hay más personas apretujadas esperando sacar su boleto, entonces, digo yo… “Pelotudaaaaa!!! Estuviste al RE pedo como 10 minutos en la parada del bondi, tanto te costaba buscar las monedas antes???” AAAAAHHHH!
  2. Los diseños de los colectivos modernos de hoy en día son algo…. Cómo decirlo..? “Complicados”. Cuidado el escalón, las dos filas de asientos dobles con un pasillo totalmente angosto.. O sea, el HDP que diseñó esos bondis EN SU VIDA viajó en uno!! Lo odio!
  3. Relacionado al punto anterior. Ubicarse físicamente bien dentro del colectivo. Suelo ser habitué de esos viajes donde siempre viajas parada, pero sobre todo en hora pico, que viajas prácticamente “zipeada” hasta que llegas a destino. Nunca falta el colectivo que no te para porque va lleno, pero atrás va vacío!! ¿Por qué la gente no puede ubicarse bien en los colectivos? ¿Será que no se dan cuenta? ¿O se harán los boludos? =/

OMFG! Tengo un blog!

31/12/2010 § 5 Comments

Aaaaaahh!! el arte de escribir y las ganas de quemarme la cabeza tratando de ver cómo funciona esto un 31 de Diciembre.

Espero hacer de este espacio algo “como la gente”. Cerraré mi antiguo blog y empezaré acá desde cero. Es hora de amigarme con la tecnología, no?

Gracias Migue por darme la idea de crearme este espacio para mi. Me parece mucho más económico que un psicólogo.

 

Termino de configurar bien esto y ya verán (?)

Ahí se ven =)